Quiero el Divorcio

¿Que pasa cuando todo deja de ser amor y paz? ¿Que pasa cuando el “Felices para Siempre” resulta ser solo un par de semanas, meses o años? Opción 1: Lo común: Renunciar; Opción 2: Lo normal: ¿Que es lo normal?

hands-1246170_960_720

Pues bien, aquí va la confesión: Hace casi exactamente un año, decidí que quería el divorcio; decidí que estaba cansada de las mismas discusiones, de los gritos, de esperar algo y no recibirlo, en fin; estaba cansada, y así como muchas otras parejas, entre en la lista de las estadísticas comunes, la de las parejas separadas; No les daré detalles, pero les contare esto: No puedo decir que la separación no sirvió, tampoco les puedo recomendar que lo hagan, por un lado el tiempo sola me sirvió para decidir y definir muchas cosas en mi vida, por otro lado el que mi esposo tomara la decisión de no rendirse, regresar y luchar, hizo toda la diferencia.

Toda la situación me hizo regresar a hace algunos años, específicamente a un momento en el que decidí intervenir en la vida de alguien a quien aprecio muchísimo, aunque esta persona no estaba aun en un matrimonio, si estaba en un momento quizá critico en su relación, trate de no decirle que hacer, ni de convencerle de que esa era la relación en la que debía estar (no es precisamente el tipo de persona que habla mucho) Solamente me enfoque en darle mi versión de lo que significaba el amor, y si después de todo sentía en su corazón que esa era –Su Persona- entonces tomaría la decisión correcta, y así querido publico es como el Karma regresa y te muerde: Le dije entre otras cosas, que el amor no es un sentimiento sino una decisión que se toma todos los días, que no es fácil, que no es física, que es una cuestión de consistencia, de esfuerzo, de sufrimiento, de ceder y demás, pero que al final del día vale la pena, porque no se construye un buen edificio si no se invierte en cimientos fuertes, que no se trata de encontrar a la persona perfecta, se trata de encontrar una persona con quien crecer, una persona que me hará querer ser mejor, que me haga trabajar bajo presión; –Consejo– No digan en una entrevista de trabajo que “Trabajan bajo Presión”  Hasta que no sean capaces de trabajar con la presión del matrimonio, porque el amor en nuestros tiempos, es un acto de valor.

Mi esposo resulto ser mas valiente, tomo la decisión de perseverar, de ceder y de persistir; así que yo decidí que ahora es tiempo de repasar nuestros votos.

  • En la Alegría y la Tristeza

El primero, y no tan difícil la verdad; es fácil consolarnos cuando estamos tristes porque perdimos a alguien de la familia o a un amigo cercano, es fácil amarnos cuando estamos alegres, cuando todo parecer estar bien. Lo cierto es que esta parte no dura para siempre, a menudo la tristeza por cosas “triviales” se vuelve frustración, resentimiento o enojo, que tan dispuestos estamos a ceder cuando la tristeza se transforma? Yo estuve triste muchas veces por cosas a las que las esposas damos importancia, queremos bailar y en su lugar vamos al juego, queremos una flor y no la recibimos –Cuando la Queremos– No recibimos atención durante aquel partido, etc. y poco a poco la suma de las pequeñas cosas se convierte en frustración, en resentimiento o en soledad y eso queridos, la dimensión de la soledad, es una zona peligrosa para la mujer, y haré esta confesión: Es una zona que sabemos usar con astucia y a nuestro favor, y muchas veces da resultados negativos.

  • En la Salud y la Enfermedad

Si claro, todos sabemos que los hombres resultan unos niños cuando se trata de una gripe ¿y nosotras? Bueno, nosotras vamos a repetir de por vida el dolor y sufrimiento que vivimos al traer a nuestros hijos al mundo; pero a veces es peor, a veces se trata de cáncer, de operaciones de mucho riesgo, de si estamos dispuestos a bañar a nuestra pareja, a ayudarle a ir al baño y limpiarse, esa es la parte que nadie quiere, a todos nos gusta pensar que nos casamos con alguien super atlético, con una salud de hierro y que ademas nos preparara sopita de pollo y té cuando nos de una gripe y que nos traerá margaritas como en una película romántica, eso no pasa; la enfermedad no es ni bonita ni romántica, es a veces sucia, nos desvela, nos exige esfuerzo físico incluso, así que recién casados: Prepárense, prepárense como si fuera un apocalipsis zombie.

  • En la riqueza y en la pobreza

Esta es una buena, estoy segura de que se imaginan todo lo que voy a decir, ahora incluso nuestros amigos entran aquí, y no solo los que están cuando tenemos y cuando no, sino que ahora los escogemos según esta categoría, solo para poder decir que fulanito apellido raro es mi amigo, y vivimos nuestra vida tratando de impresionar; no es malo que nos vaya bien, de hecho me encanta que a mis amigos les vaya bien, pero tenemos que estar preparados para que nos vaya mal; Es cierto, el hombre es usualmente quien se encarga de proveer pero gente, la mayoría no nos casamos ni con Bruce Wayne ni con Tony Stark, en la riqueza y en la pobreza no se refiere a cuando me puede llevar a cenar o no, cuando podemos viajar o no, se refiere a que voy a darle fuerza y apoyo a mi esposo cuando las cosas no estén saliendo bien, se refiere a que en vez de gritar por esta tormenta, voy a darle el apoyo necesario para seguir adelante mientras llega el sol, a veces significa que yo voy a trabajar mientras el cuida a los niños o viceversa, o que vamos a prescindir de algunas cosas y a trabajar en equipo para lograr otras, sin culparnos, sin exigirnos, sin “echarnos en cara” quien fallo.

  • Amarse y Respetarse… Hasta que la muerte nos separe

Y aquí es donde vemos que es lo normal, hace mucho tiempo aprendí algo que jamas voy a olvidar: Que algo sea común, no lo hace normal. No se equivoquen, separarse es común, pero no es normal; El divorcio es común, pero no es normal. ¿Como es posible que podamos llegar a trabajar 20 años para la empresa de un desconocido pero no seamos capaces de llegar a los 10 años de matrimonio? Normal es luchar por la persona que va a estar ahí cuando todos los demás se hayan ido, normal es hacer mi mayor esfuerzo por aprender a trabajar bajo presión en mi matrimonio, normal es respetar a mi esposo sin sentir que hay desigualdad de genero solo por decir: “Déjame consultar con mi esposo, estas decisiones las tomamos juntos” Después de todo, si el matrimonio fuera una junta directiva tomaríamos las decisiones en equipo no? Pues bien, lo normal en un matrimonio es simple: Amar y Respetarse indefinidamente.

Después de pensar en esto, en los votos tradicionales, y después de haber pasado por cada uno de ellos según la ley de Murphy, decidí hacer nuevos votos porque verán, la persona con la que me case hace 13 años ya no es igual y yo no soy la misma persona de hace 13 años, así que no puedo prometer las mismas cosas; Por tanto y para finalizar, les dejo mis nuevos votos, algunos de ellos al menos, porque seguro siempre habrán mas.

Rings Marriage Wedding Love Nest Ceremony

  1. Prometo ofrecerme a lavar los platos, aunque lo odie y sabiendo que tú los vas a lavar de todas formas.

  2. Prometo no enojarme porque no te decidas por un canal después de la tercera vuelta al cable, también prometo no molestarme porque cambies de canal cuando faltan 5 minutos para el final del programa.

  3. Prometo seguir usando el baño para mis gases y así mantener un poquito de la magia.

  4. Prometo hacer todo lo posible por no decirte como hacer las cosas que tú ya sabes hacer, aun cuando crea que mi método es mejor.

  5. Prometo hacerte reír y cantarte.

  6. Prometo seguir insistiendo cuando te enojes, preguntándote que sucede hasta que me digas, solo para que sepas que si me importa.

  7. Prometo seguirte diciendo en tiempo real si algo me molesta.

  8. Prometo que habrá momentos donde parecerá que solo me importa mi trabajo y te sentirás molesto o resentido, pero quiero que sepas que solo me esfuerzo porque quiero que te sientas orgulloso.

  9. Prometo que habrá momentos en los que querré renunciar de nuevo, pero no lo haré porque decidimos que seriamos para siempre y porque ahora soy un poquito mas valiente.

  10. Prometo hacer mi mayor esfuerzo porque nuestros hijos sean un reflejo de amor, humildad, empatía y honestidad.

  11. prometo que siempre tendré proyectos diferentes y aunque a veces te provocan dolor de cabeza, son proyectos que no podría ni siquiera empezar sin tu apoyo.

  12. prometo que seguiré siendo auto-suficiente, pero quiero que sepas que el hecho de que no te lo diga, no significa que no te necesite.

  13. Prometo que seguiremos siendo diferentes, que yo expresare mis emociones de una manera diferente, pero que no te demuestre amor de la forma que tú quieres no significa que no lo haga o no lo sienta.

  14. Prometo que no tratare de cambiarte, pero que haré lo posible por ayudarte a crecer y ser mejor y quiero que tu hagas lo mismo por mi.

  15. Prometo seguir trabajando en equipo, en las buenas y en las malas.

No esta de mas decir, que este post, es para mi esposo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s